Pasatuexam

Examen de Diagnóstico

Examen de Diagnóstico

Evolución

Teoría del origen de la vida más aceptada

Oparin propuso que la vida habría aparecido gradualmente a partir del surgimiento de sustancias complejas en la Tierra primitiva, a partir de la materia inanimada (abiogénesis).

Haciendo el análisis de la teoría de la generación espontánea, surgió la teoría de la abiogénesis, que nos dice que existe un proceso natural en la materia inerte, del cual surge la vida. La teoría de la abiogénesis propone que la vida se generó por diferentes reacciones químicas, que poco a poco permitieron evolucionar a los organismos más primitivos.

La Teoría de Oparin aprovechó los conocimientos del científico en astronomía, a partir de los cuales sabía que las atmósferas de otros planetas y astros existen sustancias como amoníaco, metano e hidrógeno, que sirven de sustrato para obtener nitrógeno, carbono e hidrógeno respectivamente: materiales que junto al oxígeno del agua y de la atmósfera habrían servido de materia prima para la vida.

Esto, según Oparin, habría ocurrido gracias al calor de la Tierra primitiva y a la radiación ultravioleta o las descargas eléctricas de la atmósfera, que brindaron la energía necesaria para poner en marcha las reacciones moleculares que conducirían a los aminoácidos, los enlaces peptídicos y eventualmente a las proteínas, suspendidas en coloides en la superficie del planeta. Allí habrían surgido los coacervados, llamados luego probiontes.

Modelos precelulares

En forma paralela a la formación de estos polímeros biológicos debió llevarse a cabo la asociación de ellos, formando microsistemas con membrana que encapsularan compuestos simples y agua y además permitieran el intercambio de materia y energía. Este tipo de modelos, representa un cambio de organización de la materia y probablemente antecedió a la formación de sistemas vivos. Entre los modelos precelulares que se han estudiado están: los coacervados de Oparin (1934). Las microesferas de proteinoides de Fox (Fox y Dose, 1977), y los sulfobios y colpoides de Herrera (1930). Estos modelos posiblemente no representan a sistemas que hayan antecedido a sistemas vivos, pero son un ejemplo de organización de la materia a partir de estados más sencillos.

Otras teorías de el origen de la vida

  1. Teoría del creacionismo: creencia religiosa de que el Universo y la vida se originaron de actos concretos de creación divina. Esto incluye una interpretación bíblica literal de la narrativa acerca de la creación presentada en el Génesis (el primer libro de la Biblia) y la negación de la teoría científica de la evolución.
  2. Teoría de la génesis por debajo del hielo: otra de las propuestas acerca de los orígenes de la vida es, que hace miles de millones de años, los océanos estuvieron completamente cubiertos por una capa de hielo demasiado gruesa, que incluso medía cientos de metros, al grado de que los compuestos orgánicos estuvieran perfectamente protegidos ante los agentes externos, y ante el sol, que anteriormente era más potente debido las condiciones del planeta tierra en aquél entonces.
  3. Teoría de la actividad eléctrica: esta teoría nos propone que las corrientes eléctricas pueden generar aminoácidos simples y azúcares, partiendo de distintos compuestos químicos, de igual manera simples, que tienen lugar en la atmósfera.
  4. Teoría de la panspermia: La hipótesis de la panspermia propone, por ejemplo, que las formas de vida microscópicas que pueden sobrevivir a los efectos del espacio (como los extremófilos) pueden quedar atrapadas en los desechos expulsados ​​al espacio después de colisiones entre planetas y pequeños cuerpos del Sistema Solar que albergan vida. En determinadas circunstancias de impacto ideales (en una masa de agua, por ejemplo) y en condiciones ideales en las superficies de un planeta, es posible que los organismos supervivientes se activen y comiencen a colonizar su nuevo entorno.
  5. Teoría de la generación espontánea: La generación espontánea es una hipótesis obsoleta del origen de la vida que sostenía ciertas formas de vida (animal y vegetal) surgían de manera espontánea a partir de materia orgánica, inorgánica o de una combinación de estas.​

 

Evolución orgánica

La evolución orgánica, llamada también como la evolución biológica, surge de los cambios genéticos en las poblaciones de especies determinadas, que han sido heredadas al paso de muchas generaciones. Estos cambios pueden ser tanto grandes como pequeños, evidentes o no tan evidentes, mínimos o substanciales; es decir, cambios leves en una especie o alteraciones que atraen a la diversificación de un tipo de organismo en varias subespecies o en especies únicas y diferentes.

La evolución biológica no involucra solamente cambios a lo largo del tiempo. Muchos organismos desarrollan cambios de manera bastante repentina.

Teoría de la evolución

La teoría de la evolución involucra a un conjunto de datos que pueden servir de base para una investigación, un conjunto de conocimientos y evidencias científicas que explican un fenómeno: la evolución biológica. Esta hace hincapié a que los seres vivos no surgen de la nada y sin razón alguna, sino que tienen un origen y que van cambiando con el paso del tiempo. En ocasiones, estos cambios pueden provocar que de un solo ser vivo, surjan otros dos distintos, dos especies. Estas dos especies son lo suficientemente distintas como para poder diferenciarlas sin lugar a dudas. A los cambios paulatinos se les llama evolución, pues el ser vivo crea un cambio hacia algo distinto.

La evolución está mediada generalmente por la “selección natural”, aunque este término es muy impreciso. Un término más adecuado es la presión selectiva. Con este nombre se interpreta que hay un factor que “presiona” a estos cambios en ir a una dirección. Un ejemplo sería la ausencia de agua en un desierto, que presionaría a las especies dentro de este ecosistema a tener una mayor resistencia a la deshidratación, mientras que los menos adaptados morirán y se perderán en la historia.

El origen de la teoría de la evolución tiene una fecha establecida, y es la publicación del libro “El Origen de las Especies”, de Charles Darwin (Por ende, se le conoce como el padre de la evolución).

La estructura de la teoría de la evolución por selección natural tal como Darwin y Wallace la expusieron en sus escritos se apoya en tres puntos básicos:

1) Los descendientes heredan los caracteres de los progenitores de generación en generación. Darwin, sin embargo, no conocía las leyes de la herencia sobre las que se estaba trabajando precisamente en los años en los que dio a conocer su teoría. Las leyes de la herencia que hoy son aceptadas científicamente y que fueron descubiertas por Mendel no se conocieron hasta el comienzo del siglo XX. Las explicaciones propuestas por Darwin para la herencia de los caracteres resultaron erróneas y fueron pronto rechazadas. Estas explicaciones, no obstante, no formaban parte del contenido del “Origen de las especies”.

2) En el proceso de la herencia ocurren variaciones espontáneas que son por azar o ciegas. Se habla de variaciones por azar o ciegas en un doble sentido. Por una parte no se pueden determinar sus causas. Por otra parte, dichas variaciones no están orientadas a una mejor adaptación del organismo al medio, es decir, no hay ninguna orientación a priori en ellas. En la primera edición del “Origen de las especies” Darwin rechazaba explícitamente la herencia de los caracteres adquiridos defendida por Lamarck. Más tarde, sin embargo, matizó dicho rechazo.

3) Existe reproducción diferenciada en los individuos de una población. El motivo es doble: o bien algunos individuos poseen mayor fertilidad que otros, o bien están mejor adaptados al medio. Mejor adaptación al entorno se traducirá en una mayor supervivencia y, consiguientemente, en una mayor descendencia.

Pedido